martes, 3 de mayo de 2016

Cuanto todo sigue igual......nada cambia!

Cuando haces un tratamiento de fertilidad lo vives con emoción, y con la esperanza de que, tras él, todo cambie. Que de repente tengas que dejar de pensar en pinchazos, esperas, síntomas, análisis , punciones, blastocitos y demás, y comiences a pensar en ecografías, fechas de parto, carritos, posibles nombres y habitaciones de bebé.
Pero, cuando tras un tratamiento, tienes un negativo, además de la pena que obviamente sientes, desespera volver a estar igual, volver a estar otra vez a la casilla de salida. Mi chico dice que eso no es verdad, que ahora sabemos mucho, muchísimo más que al principio, que vamos despejando dudas e incógnitas, que ahora ya sabemos por dónde hay que tirar.....pero a mi me cuesta verlo así. Es como un partida de parchís....tiras, avanzas y caes en la casilla de "puente", y vuelves atrás, "porque te lleva la corriente" o peor, caes en la casilla de muerte, cuando ya casi estás en la meta, y vuelta a empezar.
 
Me siento triste. Estoy apática, muy apática. Y eso que este viernes ya vuelvo a tener hora con mi doctora, para fijar el día de la segunda transfer. Aún así, estoy desganada, apática, y sin muchas ganas. Y no me gusta, que conste que no me gusta ser derrotista, que yo soy una persona positiva, feliz,  y que siempre pienso en positivo, o lo intento.
 
Es que pienso en pasar otra vez la beta espera de las narices, y me desespera. Contando los días, las horas, los ratos, intentando distraerte, no haciendo tu vida normal "por si acaso"....no bebo....no sea que; no hago deporte porque no sea que el impacto le haga daño; no voy a nadar por evitar "sumergirme" no sea que; no me tomo un ibuprofeno, aunque reviente, no sea que....;
 
Algún día será el positivo, el definitivo, seguro, y entonces habrá valido la pena todo lo hecho por el camino. Seguro

No hay comentarios:

Publicar un comentario