martes, 17 de mayo de 2016

¿Qué esperar cuando se está esperando?....la betaespera

Hoy hace justo una semana de la transferencia. Las reflexiones sobre qué estará pasando en mi útero siguen presentes. Ahora, además, pienso eso de "lo que tenga que ser, ya es". Zipi y Zape deben estar ahí, enganchados a su mami, porque es lo que ella más desea en el mundo, y porque ellos dos se lo merecen, su padre se lo merece y su madre se lo merece!
 
Os cuento un poco estos días de espera. Este fin de semana hemos estado fuera. La verdad es que ha ido muy bien, muy dulce. Nos ha ayudado a relajarnos, y a que estos días se pasen más entretenidos. Mira, con la tontería, ya es martes y el sábado 21 poco a poco se va acercando.
 
Esta betaespera está siendo tranquila. Los primeros días noté mucho movimiento ovárico, por ubicarlo en algún sitio. No tengo la menor duda que es la progesterona aunque este movimiento me hizo pensar mucho en Zipi y Zape, y en que quizás se estaban acomodando en casa, seguro que era eso. En los tratamientos anteriores tomaba 1 o 2 óvulos de progesterona. De hecho, en uno de ellos tomaba sólo uno por la noche, y en el anterior tomaba uno por la mañana y otro por la noche. En este son 3 tomas diarias, pues se ha incluido también la del mediodía, y supongo que por eso es diferente lo que siento.
 
Físicamente, estoy muy rara. Tengo el abdomen como nunca lo había tenido. Es cierto que en los últimos años he cogido peso, no voy a negarlo. Pero yo nunca me había visto así, estoy hinchadísima! Es como si todo lo estuviese cogiendo en la barriga y cintura, y es horrible como me veo, sobretodo cuando me veo desnuda. A esto debemos añadirle el pecho, que lo tengo a tope, hasta el punto que no me cierra alguna de mis chaquetas...así que ya os podéis imaginar. Sé que es lo necesario para conseguir lo que queremos, pero me veo mal, y no me gusta. Normalmente, cuando me siento así, me cuido comiendo  y me vuelco en el gimnasio, y poco a poco me siento mucho mejor. Mi doctora me dijo que podía hacer vida normal, salvo relaciones sexuales y baños sumergidos la semana posterior a la transferencia. Pero, sinceramente, no me veo yo yendo a spinning (soy una adicta) o a gap, no me sentiría bien. En primer lugar, porque el pecho me duele bastante, así que la idea de dar botes en una bice pues como que.....madredelamorhermoso!!!, y porque, en cierto modo, pienso que aunque no se van a caer, quizás impactos no sea lo que más les conviene.
Además de eso, evito coger peso (la bióloga me dijo que no más de 10 quilos) y no bebo nada de alcohol. Y por supuesto, las tomas de progesterona en sus horas, y ácido fólico y adiro cada mañana. Ah, y cada mañana me toco en el bajo vientre y les deseo buenos días.
 
Y así van pasando los días, deseando que llegue el sábado, y con mucho miedo también. Tengo muy buena sensación, creo que esta vez es la definitiva, lo siento así, pero me da pavor pensar en otras opciones.....conclusión: no pienso en ellas  e intento disfrutar de estos días.
 
Ah, se me olvidaba! Lo que sí que estoy haciendo estos días es cantar mucho, mira tú por donde. Estoy contenta, y tranquila, así que he cantado mucho, porque esa es la mejor manera de pasar estos días, cantando y disfrutando del momento.  
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario