miércoles, 31 de agosto de 2016

Tomando el sol pensamos en CAMBIAR DE CLÍNICA

El verano ha dado para mucho. Hemos pasado un mes de agosto muy tranquilo, relajados, viajando, tomando el Sol, comiendo, queriéndonos mucho y felices. Sorprende que después de los mazazos que nos estamos llevando mi chico y yo nos sigamos queriendo tanto. Pero así está siendo, y eso me hace feliz.
El último negativo nos hizo daño, claro que sí, pero también nos hizo abrir los ojos.
En su momento, cuando empezamos con los tratamientos, optamos por una clínica en mi ciudad que estaba bien, en un buen hospital,  y que además, a nivel de precios, era muy competitiva. Hacían descuentos por ser de mutuas privadas, y así, de alguna manera, aliviaban el tema.
Sin embargo, poco a poco se han ido "actualizando" a nivel de precios, por lo que no tiene nada de diferente con los otros centros de mi ciudad.
 
Después de este último negativo, hemos decidido CAMBIAR EL RUMBO, bueno, en realidad, seguimos con el mismo rumbo, y lo que hemos decidido es CAMBIAR DE BARCO.
 
Decidido esto, en agosto fuimos a una clínica pionera en España en temas de fertilidad. Al principio los precios distaban de los ofrecidos por mi clínica, pero ahora están prácticamente igualados. Y, como me dijo mi marido, tenemos que ir al mejor sitio para conseguirlo, al mejor de todos.
 
Así que pedimos cita. La idea era indicarle al doctor que queríamos hacer ovodonación, porque eso nos habían dicho (de hecho, venía de hacer el primer ciclo, con tres transferencias!). Al comentárselo al doctor nos dijo que yo soy muy joven, que mi marido no tiene problemas, y que quería hacerme un par de pruebas antes de decidir una opción tan drástica. Me dijo que sería honesto, y que nos hablaría muy claro, que nos hablará directamente de porcentajes de éxito.
Me ha hecho unos análisis hormonales que se realizan en los 5 primeros días del ciclo, y una ecografía en 3D, para ver las reservas foliculares. El día 6 tenemos visita para decidir qué hacer.
Ahora estoy temblando. Yo la decisión de ir a ovodonación ya la tenía tomada, la verdad. Claro, por supuesto que si pudiese hacerlo con mis óvulos lo haría, ¡cómo no lo iba a hacer!, pero es que no han dado resultado en 4 años y medio, y tras dos fiv con óvulos propios!
 
Tras la primera visita, mi marido y yo hemos hablado de opciones. El doctor fue claro, nos comentó que nos dará porcentajes de éxito. Si lo que me ofrece con mis óvulos no supera el 40-50% de probabilidades de éxito no lo haremos, y lo tengo bastante claro. Yo no juego más a la ruleta rusa.
 
La próxima semana tenemos hora con él, para valorar el resultado de las últimas pruebas y decidir! Lo esperamos con ansia

2 comentarios:

  1. Y yo espero con ansia esos resultados! Mantennos informadas y sobre todo, mucho ánimo en este nuevo camino y que vaya todo muy bien!!!

    ResponderEliminar
  2. Es que si no cambiamos algún ingrediente, el "potaje" saldrá siempre igual! ;P

    ResponderEliminar