jueves, 29 de diciembre de 2016

MAÑANA SALDREMOS DE DUDAS

Estoy a unas 24 horas de la beta. Os digo una cosa, me ha ido super bien hacerlo en navidades.  La puñeta es que no he podido tomar ni una copita de vino (fui a brindar con cava y la mirada de mi marido casi me traspasa), eso es verdad, pero vamos, es un sacrificio más que llevable. Pero, al ser días de fiesta y entretenidos se me han pasado volando. También es verdad que esta ha sido más corta, de hecho, la betaespera más corta de todas: 9 días. El factor determinante debe ser que eran blastocistos de 5 y 6 días, así que se deben contar más días si, como en los anteriores casos, eran embriones de 3 días. Al hacerme la transfer el doctor me dijo que esperaba que el año acabase muy bien, y yo no lo pillé (qué quieres, estás allí espatarrada y nerviosa, y con ganas de hacer pipí) y le dije que "esperaba que empezase mejor todavía". Luego la enfermera vino con el informe de la transferencia y la petición de la prueba de embarazo para mañana día 30. Yo pensaba que sería el día 1 o 2 de enero, así que nos quedamos en shock, y ella me comentó lo que os decía, que al ser blastos se contaban menos días. A ver, que no es que no quiera hacerla, claro que quiero, pero es que si sale mal es tal batacazo que...ufffff, vaya palo acabar así el año. Aunque, por otro lado, mira, lo que tenga que ser va a ser y me quito ya este misterio de encima.

Estos días no he tenido síntomas especialmente significativos. El pecho, aunque está bastante hinchado, otras veces lo he tenido peor. Lo que sí me ha agobiado un poco es que he pasado 2 días con dolor de regla. Hoy jueves no tengo nada, pero el martes y el miércoles fueron bastante constantes. Ya sé que son síntomas parecidos los del embarazo (en mi primer embarazo, que acabó en aborto, tuve la sensación de que me baja la regla también varios días antes) que los de la regla (en las betas negativas en algunas he tenido también molestias de regla). Y ya no sé qué es peor, si tener molestias o no tenerlas. La cuestión, que hasta el martes estuve tranquilísima. Ya os digo, como eran días de fiesta, pues estuvimos con la familia, comilonas, preparación de regalos y demás. Pero fue llegar el martes y la rutina y empezar con esa obsesión que tenemos cada vez que vamos al baño de rastrear el papel higiénico rollo inspector Gadget, que me falta la lupa.

Para mí los dos días antes son lo peor, porque no dejo de pensar que la suerte ya está echada, y que por mucho que deseemos una cosa u otra, ya es.

Mañana nos lo hemos cogido de fiesta en el trabajo. Para mí no es recomendable ir a trabajar el día que te haces la beta, porque aunque estés muy mentalizada de todo lo que puede pasar, no sabes nunca cómo te vas a sentir. Así que nos levantaremos tranquilos, un café y me hago el análisis, y salimos de dudas rápido!

miércoles, 21 de diciembre de 2016

DESDE LA PUNCIÓN AL DÍA DE HOY

No he contado nada desde los 23 folículos. Ahí va mi pequeño resumen.
Al final, como siempre, aunque me mediqué dosis bajas, tuve muchas respuesta. Esta vez fue diferente. Además de pincharme Decapeptyl, para desencadenar la ovulación, me pinché un poquito de Ovitrelle. En los casos como el mío, con tanta respuesta, no suelen pinchar Ovitrelle porque puedes padecer síndrome de hiperestimulación ovárica, pero me comentaron que esta medicación ayudaba con la maduración de los óvulos. De hecho, en alguna visita con el médico me indicó que la "mala" calidad de los óvulos puede deberse a varios factores, y la falta de maduración puede ser uno.
Por eso decidieron pincharme también Ovitrelle, para intentar mejorar la maduración. En definitiva, que me pinché y luego, por supuesto, pasé por hiperestimulación. Molesta muchísimo, mucho, pero leí, no sé dónde, que tomando Aquarius va mejorando, y oiga, mano de santo.
 
La punción fue bien. Los óvulos, como ya sabíamos que eran. Algunos raros y otros normales. Después de muchos disgustos (porque fecundaron muchos pero se pararon también muchos), de muchos tiras y aflojas, hemos conseguido dos blastocistos, uno de 5 días y otro de 6!!!! Para mí es un logro increíble, porque nunca habíamos pasado de embriones de 3 días. Hasta los médicos me dijeron que no se esperaban que fuese así. Aún así dudamos bastante. Habíamos tenido 12 embriones,  y sólo habían seguido adelante 2. Sí, son blastos, pero eran sólo 2, y el miedo a que se repitiese lo del aborto nos abrumaba mucho.  
Por el camino se pararon algunos embriones, y decidimos analizarlos genéticamente......se pudieron analizar 2, y el resultado fue que  uno tenía alternaciones cromosómicos y otro era totalmente normal. De manera que concluyeron que producimos embriones genéticamente normales, y que cualquier mujer produce embriones genéticamente correctos e incorrectos. Esto nos ayudó a tomar la decisión. Vamos a intentarlo con estos dos blastos que, contra todo pronóstico, han aguantado como campeones!
 
Os voy a contar una cosa. El día 3 post punción me llamaron para decirme que había ya 2 embriones listos para congelarse, y que dejaban 4 en cultivo. Y mi respuesta fue que NO. No quería que los congelasen a los 3 días. Si tenían que seguir adelante lo harían, y si no, evitaría pasar por todo esto otra vez. La bióloga se quedó muy sorprendida, porque me dijo que normalmente la gente quiere asegurar. Pero yo no, a estas alturas de la película ya no. En realidad, si soy sincera, estaba segura de que no llegarían, porque el resultado no estaba siendo muy diferente al de antes, y llámalo instinto de supervivencia, pero no quería pasar otra vez por una betaespera sin tener, al menos, un poquito más de esperanza. Me llamaron el día 5. De los dos embriones que iban a congelar a día 3, uno no había seguido y otro era ya blasto!!!! Lo congelaron. Quedaban, además, 3 embriones más en observación. Para rizar el rizo, el día 6 me llaman para decirme que los de observación se han parado todos menos uno, que es un blasto de 6 días!!!!!!!
 
Y aquí estamos ahora, a 3 horas de que me trasfieran a los dos. Vamos a intentarlo, vamos a intentarlo por ellos, por nosotros, y porque, al fin y al cabo, alguna vez tiene que ser la nuestra